jueves, 17 de julio de 2014

La informalidad del Ministerio de Economía con las estancias predoctorales FPI




En España hay dos programas principales para acceder a un doctorado. El de Formación de Profesorado Universitario (FPU) y el de Formación de Personal Investigador (FPI). Ambos son muy similares en condiciones y salario, y sólo cambia el método de acceso. Si en los contratos FPU se evalúa principalmente, aunque no exclusivamente, el currículum del candidato, en los FPI es el grupo de investigación el que decide. Es lógico que haya dos maneras distintas de evaluar y de acceder a la carrera investigadora. Con el programa FPU se selecciona a los mejores estudiantes, mientras que con el FPI los mejores grupos reciben algo de flexibilidad para elegir ellos mismos a sus trabajadores.  Yo pude hacer mi doctorado gracias a un contrato FPI. Era casi mi única opción ya que no tenía un gran expediente. Hay otros programas en España, sobre todo autonómicos, pero estos dos son los más importantes. 

En general ambos programas son razonables. El salario no es muy alto, pero nunca suele serlo en ese momento de la carrera. Por otra parte, ambos tienen una gran ventaja frente a otros programas, la posibilidad de hacer estancias. En concreto puedes solicitar pasar 6 meses por año investigando en grupos internacionales. Gracias a eso puedes estar fuera del país hasta la mitad del tiempo del contrato. La financiación de las estancias es también bastante razonable, al menos si no te vas a un país especialmente caro. 

Yo hice dos estancias durante my doctorado. Mi supervisor, Jesús Sánchez-Dehesa, me animó desde el principio a ir a visitar un buen grupo y aprender cómo trabajan. Él mismo lo organizó para que pudiera ir a Viena, al Instituto de Información y Óptica Cuántica. Allí pasé un total de 7 meses, trabajando en el grupo de Anton Zeilinger. La experiencia fue muy enriquecedora, la más importante de mi doctorado. Trabajé con Caslav Brukner, y en su grupo conocí a muchos jóvenes científicos que se han ido difuminando por el mundo. El número de seminarios que había en el centro me impresionó, y aprendí la importancia de la interacción entre grupos. Publiqué un artículo con el grupo, pero eso no fue lo más importante. Lo realmente importante fue el darme cuenta de que había otras maneras de hacer ciencia. Gracias a esas estancias decidí que después del doctorado saldría a conocer otros grupos y otras maneras de investigar. 

Debido a la importancia que tuvieron mis estancias en mi carrera, he recibido una reciente noticia con mucha preocupación. El Ministerio de Economía y Competitividad ha convocado las estancias en verano, y dando una escasa semana a los solicitantes. Parece una manera de intentar reducir el número de solicitantes para poder ahorrar así dinero sin tener que rechazar a la gente. En cualquier caso, es totalmente inapropiado. Muchos doctorandos estarán de vacaciones, y no tendrán tiempo de preparar la documentación. Privarlos así de una oportunidad tan importante es injusto. Si no hay dinero que el Ministerio de la cara y elija quien recibe y quien no la estancia, pero que no lo hagan de esta manera tan informal. 

Por estos motivos he firmado esta petición, y espero que los directores de los investigadores predoctorales que se queden sin contrato protesten enérgicamente al ministerio. 

Actualización I: Veo en Facebook de la FJI que parece que van a ampliar el plazo hasta el 12 de Septiembre. Algo es algo.



Actualización II: Ya es oficial, el nuevo plazo es hasta el 12 de Septiembre. Los afectados pueden agradecerle a la FJI que se hayan movido.

miércoles, 16 de julio de 2014

Maladivulgación: La masa y la energía en El Mundo

Últimamente, la labor "divulgativa" del periódico ABC no para de darme disgustos. (Corrección: El nuevo artículo es en El Mundo. La falta de café...) Si hace unos días fue el Reiki con justificación cuántica, ahora tengo que hablar de algo aún más doloroso. Digo que es más doloroso porque esta vez no hablamos de un chorrartículo de la sección de tendencias, sino de un artículo del Blog El Porqué de las Cosas. El artículo en cuestión se titula, ¿Por qué dijo Einstein que E=mc2? El autor es Antonio Ruiz de Elvira, catedrático en física por la Universidad de Alcalá de Henares, del campo de la Física del Clima. Por desgracia, la Relatividad Especial no es su fuerte. 

El artículo empieza con una explicación bastante esotérica sobre la equivalencia masa-energía. Cuando digo "esotérica" en realidad quiero decir que no hay por donde cogerla. Realmente, pienso que la explicación que da la Wikipedia es mucho más sencilla y clara. Después de la explicación del concepto viene el análisis, que es donde se dicen cosas bastante raras. 

Tenemos el caso de la aniquilación de un electrón y un positrón, o de un protón y un antiprotón. Las fuerzas entre estas partículas aumentan una autentica barbaridad cuando la distancia entre ellas se hace pequeña. Esas fuerzas producen enormes aceleraciones y velocidades próximas a la de la luz. Y cuando se aniquilan entre sí la velocidad se hace cero: La aceleración es la velocidad que han adquirido dividida por el tiempo del choque que es minúsculo: La aceleración es, de nuevo, gigantesca. Una tal aceleración de cargas eléctricas en trayectorias abiertas produce la emisión de una onda de enorme cantidad de energía electromagnética. Pero esa energía debe ser, en buena parte, producto de la aceleración. No sabemos exactamente cuanta de la energía emitida viene de la aceleración y cuanta de la desaparición de las masas, cuya aniquilación no está explicada en detalle, es decir, se afirma: Electrón y positrón desaparecen y en su lugar aparecen dos ondas EM de la longitud de onda de los rayos gamma que desaparecen tambien del lugar como hacen todas las ondas EM una vez emitidas. Pero nadie sabe explicar el mecanismo de la desaparición.  


Vayamos por partes. La aniquilación del electrón y el positrón es un proceso muy conocido, y que se estudia en cualquier curso básico de Física Nuclear, Radiactividad o Física de Partículas. Según el profesor Ruiz no sabemos qué energía viene de la aniquilación (de las masas) y cuál viene de la aceleración. Eso es incorrecto, lo sabemos perfectamente desde hace muchos años. Con simplemente consultar la Wikipedia se puede aprender mucho. En la desintegración electrón-positrón a velocidades bajas ambas partículas (permitidme que use el término "partícula" también para el positrón, aunque sea una antipartícula) suelen formar un estado ligado, llamado positronio, y luego emitan dos fotones. Estos fotones salen siempre en la misma dirección, pero con sentidos opuestos, para que se conserve así el momento lineal y tienen cada uno una energía de 0.511 MeV. ¿Qué obtenemos si multiplicamos la masa del electrón por la velocidad de la luz al cuadrado? Sorpresa, sorpresa, 0.511 MeV. Es decir, que pasamos de tener un electrón y un positrón con una masa de 0.511 MeV/c2 a tener dos fotones de una energía de 0.511 MeV. ¿De dónde proviene la energía de los fotones, de la masa que es exactamente igual o de alguna aceleración desconocida? Ni que decir tiene que esto es sólo un ejemplo, la equivalencia masa-energía ha sido comprobada en infinidad de ocasiones.


Desintegración electrón-positrón para generar dos fotones. Fuente 




Otra conclusión errónea del artículo de ABC El Mundo.

Si la ecuación de Einstein se cumpliese sin más, el electrón debería poder emitir al menos una onda de rayos gamma y desaparecer. Pero esto no lo hace.  El proceso de aniquilación no es la extracción de m(c2) de la partícula, sino un ejercicio complicado de interacción entre dos partículas, aceleración positiva y frenado.

Como ya he explicado en el proceso de aniquilación la energía sí proviene de la extracción de energía de las masas de las partículas, al menos a energías bajas. Por supuesto, puedes hacer colisionar electrones y positrones a altas energías, pero ese es otro tema. Decir que eso no es correcto porque un electrón no se desintegra espontáneamente no tiene sentido. En termodinámica, por ejemplo, el trabajo y la energía son magnitudes equivalentes pero eso no quiere decir que puedas transformar energía en trabajo como quieras. Hay limitaciones igual que las hay en las desintegraciones de las partículas. 

En concreto el electrón no se puede desintegrar en fotones porque hay que cumplir una serie de leyes de conservación. Esto se estudia también en cualquier curso básico de física de partículas. El electrón forma parte de una familia de partículas llamadas leptones, y en cualquier desintegración hay una magnitud, el número leptónico, que se debe conservar. Los fotones tienen número leptónico cero, por lo que para que se conserve necesitamos un electrón (+1) y un positrón (-1). Por este motivo un electrón no puede transformarse espontáneamente en fotones, igual que no podéis transformar el calor íntegramente en trabajo. 

El artículo termina con una reflexión.

El ansia unificadora de algunos físicos es respetable, pero si la siguiesemos el aburrimiento mental sería, realmente, insoportable.

Sinceramente, no sé si hay una teoría unificadora de todas las fuerzas, pero si la hay quiero conocerla.  No puedo concebir que aprender y saber pueda ser nunca aburrido. 


lunes, 14 de julio de 2014

Maladivulgación: Reiki y física cuántica en El Mundo

Veo gracias a Twitter, y a Laura Morrón, que El Mundo vuelve a hacer de las suyas y ha colado en su sección Tendencias un horrible artículo sobre la curación por imposición de manos (o Reiki). 





Esto me indigna como a cualquier persona con un mínimo de respeto por la ciencia y la salud de los demás, pero además me toca en lo personal ya que vuelven a usar mi campo, la física cuántica, para vender humo y tonterías. Más concretamente, tiene una frase para enmarcar: "Al igual que la acupuntura o el shiatsu, esta técnica parte de una tesis muy sencilla: que el ser humano es "todo energía", afirmación que aunque parece muy esotérica comparte aspectos con la física cuántica."

Lo siento mucho, pero la afirmación no es esotérica, simplemente no dice nada, y no comparte aspectos con la física cuántica. Les recomendaría que releyeran por un momento mi Decálogo contra el esoterismo cuántico. De hecho, es la relatividad y no la cuántica la teoría física a partir de la cual se descubrió la equivalencia entre la masa y la energía. Por algún motivo misterioso la cuántica sigue siendo la teoría favorita de estos individuos vendehumos y estafadores. Ni que decir tiene que la equivalencia masa-energía no tiene nada que ver con curar al ponerle las manos cerca a alguien. 

Más curioso aún es el siguiente hecho: Los reikinianos dicen sentir la energía de la gente, y manipularla, y sin embargo no son capaces de determinar si tu mano está cerca de la suya sin mirar. Este hecho san sencillo fue demostrado por una niña de 9 años, Emily Rosa, y fue publicado en el The Journal of American Medical Association convirtiéndose su autora en la persona más joven en publicar en esa revista. 

Así que editores y editoras de El Mundo, dejen de dar publicidad a vendehumos y cantamañanas, o pídanles que demuestren sus habilidades mágicas antes, por favor.

Por último, dejo un vídeo para los señores y señoras de El Mundo Tendencias. No es muy largo, así que pueden verlo sin problema y pasarlo al periódico como tiempo dedicado a la documentación. Al menos así sabremos todos que han dedicado cinco minutos a documentarse, aunque haya sido después de escribir el artículo.