Entrada destacada

Premio DIPC de Divulgación

martes, 15 de noviembre de 2016

Tres preguntas (y respuestas) sobre el embarazo

Dentro de no mucho comenzaré la aventura de la paternidad y me ha sorprendido la cantidad de falsas informaciones, supersticiones y mitos que hay con respecto al embarazo y a los primeros años de vida. Imagino que esta mala información prospera al ser una cuestión tan importante, pero al mismo tiempo tan aleatoria. El proceso por el que se forman las supersticiones es sencillo. Tú piensas, por ejemplo, que se puede predecir el sexo del bebé con la forma de la barriga. Lo intentas, y por puro azar acertarás al menos el 50% de las veces (Edición: Me comunican que acertarás aproximadamente el 50% de las veces, al parecer el número de niños y niñas nacidos no es tan equilibrado como yo pensaba, y puede hasta cambiar año a año). No es tan improbable que aciertes tres veces seguidas, y si no sabes estadística eso te hará creer en el método. Si alguna vez fallas alegas que "todo método tiene sus fallos" y a correr. 

Afortunadamente, para obtener información fiable no hay que ser experto, ya que podemos fiarnos de las estadísticas. Los partos son algo muy común, así que hacer estadística es muy sencillo, luego juntamos los datos y ya está, ya sabemos qué ocurre. Esto es en teoría, porque encontrar los datos no es precisamente un paseo. Aún así he recopilado algunos sobre dudas que tuve desde el principio del embarazo y que no sabía responder. 


1. ¿Las primerizas se suelen atrasar?

Esto parece ser cierto, pero se retrasan muy poco. Tan poco que es difícil detectarlo en las estadísticas y muchos estudios dan resultado nulo en este sentido. Los que sí lo detectan muestran sólo un desplazamiento de dos días en la probabilidad de dar a luz antes de un determinado día. 

Un estudio que sí detectó este efecto se publicó en 2001 en la revista Human Reproduction [1]. Estudiaron 1514 mujeres sanas y crearon dos curvas de probabilidad acumulada de parir en función de los días de gestación. 




En esta curva los puntos negros son mujeres no primerizas y los puntos blancos las primerizas. El eje vertical representa la probabilidad acumulada (probabilidad de parir antes de ese momento) y el eje horizontal el número de días de gestación. Se puede ver que la probabilidad de concepción prematura (antes de 270 días) es prácticamente igual en ambos casos, y luego las primerizas se retrasan un par de días con respecto a las experimentadas. 




2. ¿Hay más partos con luna llena?

Este es un mito mil veces repetido, pero falso. Imagino que el origen del mito estará en que la fase de la Luna tiene una duración similar al periodo menstrual humano, pero en cualquier caso es falso. Para saber si es cierto basta con analizar las estadísticas de parto en función de la fase de la Luna para ver que el número no varía con esta. Eso hicieron en el Hospital de Manises durante los años 2013-2015. Analizaron un total de 4.700 nacimientos con unas conclusiones claras. Según la matrona a cargo del estudio, Esther García, “el análisis viene a corroborar lo que se apunta en gran cantidad de estudios realizados en los que no se muestran ninguna relación realmente significativa entre fases lunares y el número de partos o las complicaciones que puedan producirse a lo largo del mismo” [2].

Podéis escuchar las declaraciones de la autora del artículo sobre este y otros mitos en esta entrevista


3. ¿El tamaño del bebé al nacer tiene relación con su tamaño adulto?

Cierto, aunque es muy difícil estimar el efecto ya que es un efecto con muchas variables. Como el tamaño depende mucho de la raza y el lugar de nacimiento de la persona los estudios suelen ser bastante locales. Un ejemplo es este  estudio publicado en 1999 en la revista Pediatric Research sobre hombres noruegos nacidos en 1976. En la siguiente tabla se observa que el tamaño y el peso al nacer correlaciona con el tamaño a los 18 años y con su intervalo de confianza (el intervalo donde se encuentra aproximadamente el 95% de la población).




No encuentro datos similares sobre correlación de tamaño al nacer y tamaño adulto en españoles o latinos, aunque sinceramente dudo que seamos distintos a los nórdicos en ese sentido. Si alguien los encuentra que me los ponga en los comentario y los analizamos. 

Igualmente si tenéis más dudas podemos buscar datos y echarles un vistazo. No os cortéis y preguntad.


Bibliografía




1 comentario:

  1. Pues ante todo, enhorabuena :)
    Aprovechando que estoy en la misma situación, si se me ocurre alguna duda de las much... todas que tengo que entre dentro de este campo, te aviso.

    ResponderEliminar

Agradecemos mucho tu opinión, pero comentarios difamatorios, insultantes o con ánimo de ofender, trollear o spamear serán eliminados. Tampoco se aceptan comentarios anónimos.