jueves, 8 de enero de 2015

Magia a la luz de la Luna

Siempre he sido un gran fan de Woody Allen. Su sentido del humor surrealista y sarcástico me parece de lo mejor del panorama cinematográfico. Además, su productividad, con una película al año desde hace ya mucho es insuperable. Por todo esto no es de extrañar que viera estas navidades su última película, Magic in the Moonlight. La sorpresa fue ver que además trataba de un tema que me importa mucho, el escepticismo. 





La historia transcurre en torno a 1920, en Francia. El protagonista (Colin Firth) es un ilusionista que dedica gran parte de su tiempo a desenmascarar a espiritistas, psíquicos y estafadores en general. Otro ilusionista amigo suyo le pide el favor de desenmascarar a una joven medium (Emma Stone) que está estafando a una acaudalada familia, y a la que él mismo no ha podido desenmascarar. Entonces comienza la lucha entre el escepticismo y la creencia en lo sobrenatural. 

Me gustó principalmente ver cómo refleja el pensamiento escéptico cuando se ve confrontado con hechos paranormales que no puede explicar. Sin duda, es una pregunta interesante. ¿Cómo reaccionaría yo si mañana me encontrar con lo que comúnmente se conoce como "hechos paranormales"? Personalmente, imagino que yo al encontrarme con un caso así exigiría muchas más pruebas. Escepticismo no es negarlo todo, pero si te encuentras con un hecho que contradice todo lo sabido hasta el momento lo normal es que sospeches y exijas pruebas. Como ya dije en mi manifiesto escéptico:

Por supuesto, yo estoy dispuesto a creer en todas estas cosas. En Dios, en la reencarnación, en la homeopatía, en el horóscopo. Además soy muy sencillo de convencer, sólo necesito pruebas. Es evidente que afirmaciones que vayan en contra de lo que sabemos hoy en día requerirán pruebas muy sólidas. Habrá que estudiarlas con cuidado, buscando algún fallo, habrá que repetir experimentos y testearlo todo bien. Lo bueno es que si algo es cierto lo seguirá siendo mañana, y la verdad aguantará todas las pruebas.

El personaje de Colin Firth es muy típico. Escéptico, brillante y pesimista. No se puede decir que sea un personaje totalmente inventado. El realismo puede ser a veces una pesada carga, como cuando pierdes  a un ser querido y no te puedes autoengañar pensando que lo volverás a ver. Sin embargo, también hay gente escéptica feliz, aunque en tiendo que dan menos juego para el cine.

En cualquier caso me pareció una película entretenida, y que da que pensar. Os animo a verla, y os dejo aquí el trailer. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradecemos mucho tu opinión, pero comentarios difamatorios, insultantes o con ánimo de ofender, trollear o spamear serán eliminados. Tampoco se aceptan comentarios anónimos.